En nuestros tiempos la mayoría podemos entender que el proceso de decidir ha cambiado, es decir, después de una pandemia mundial, la humanidad está enfocando su camino al futuro. Las decisiones empresariales y las decisiones personales ahora usan al pasado sólo como información de lo que no hay que hacer.  Es por eso que hoy me atrevo a asegurar que la clave para avanzar es la decisión

Seguramente has escuchado enunciar la frase “estás donde estás por las decisiones que has tomado”. Por lo tanto, te pregunto ¿cuentas con todas las herramientas para tomar una decisión? y no me refiero a buenas o malas elecciones, pues tomar una u otra, no es más que un proceso mental. Ahora, ¿cómo saber si lo estás haciendo bien?, fácil, volteando a ver los resultados, en el  caso de que no sean los que estás buscando, debes cambiar tus decisiones

El principal problema en este proceso mental-cognitivo es que los seres humanos esperamos a que las circunstancias cambien, que se vuelvan ideales, para entonces elegir un camino. Aunque te sorprenderá que te diga lo contrario, pues lo correcto es hacerlo al revés; primero toma la decisión y luego encuentra los recursos, esos apoyos que te ayudarán a lograr tu propósito. De esta manera sucederá eso a lo que llamamos magia, y es que no es que las cosas suceden fortuitamente, eres tú creando las circunstancias para llegar a tus objetivos. 

Diez años atrás yo me imaginé viviendo en Toronto, Canadá. Aún sin saber cómo e incluso sin tener fecha de cuándo ocurriría, comencé a tomar decisiones encaminadas a mi nueva vida en otro país. Cometí muchos errores, y eso definitivamente fue indispensable para que mi proceso madurara, pues los inconvenientes me hicieron aprender que el plan puede cambiar, pero la meta no. Te platico esta experiencia, porque tú y yo no somos muy diferentes, todos tenemos la misma capacidad para lograr los resultados que queremos.

Cuando identificas qué fue lo que hiciste para lograr un resultado óptimo, lo más importante es que lo puedes replicar, y en mi caso también enseñar a otros. Por lo cual,  te comparto 4 características de la toma de decisiones que te ayudarán a ser más asertivo al momento de tomarlas:

Imagina e incluso utiliza la fantasía para visualizar tus metas, pregúntate ¿qué quiero para mi vida?

Lo que hay ahora, es lo que debes usar para iniciar, recuerda tú generas los cambios. 

Lo que deseas obtener tiene que ser algo que te haga crecer a ti, algo que nunca antes hayas logrado. 

Es innecesario que lo sepas todo, tu plan podrá modificarse. Toma inspiración de tu objetivo y eso será lo correcto.

Es común sentir que no sabes cómo tomar decisiones personales o cómo tomar decisiones de trabajo, y es que la tendencia es apresurarse a tomar una u otra decisión. Nadie te enseña que la clave está en conocer primero el proceso, entender que va más allá de una situación en particular. Te aconsejo tomarlo con calma y aplicar los 4 puntos antes mencionados, recuerda que estás a una decisión de transformar tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.