Las falacias de trabajar duro.

Hemos creído una gran cantidad de mentiras, respecto a quiénes somos o de qué somos capaces; las hemos aprendido generación tras generación y probablemente con los mismos resultados.